Más o menos, pero más


Más o menos, pero más

Dificil poder posicionarse tras el nuevo desafío electoral

Las grandes diferencias de planteamiento sobre la configuración del estado, puede dar al traste con cualquier iniciativa de coalición.

Todo el pescado dado por vendido la dupla Sanchez-Iglesias, no encuentra acomodo en las bases de sus formaciones, que desde ángulos muy diversos están, criticando un acuerdo personal, sin negociación y sin expectativas.

Cierto es que los dos protagonistas se marcaron un guión mediocre y llevaron a cabo un espectáculo acorde con el folleto. Aunque solo fuera por higiene política, se debe y se tiene que llevar a cabo una participación de comisiones los grupos que argumente un programa de gobierno aceptado por los colectivos, y no una imposición autoritaria de lo tratado por sus líderes.

Le deja a uno la impresión de que ambos, cada día y en cada momento, sienten la necesidad, de plasmar ante la opinión pública, su jerarquía en sus partidos, y no veo,—en mi opinión—ventaja alguna, al respecto.

Los españoles necesitamos sumar quilates a nuestras reservas en materia de clase política. No podemos permitirnos que personas de una mas que dudosa ética y concepción moral de la política, sigan copando los designios de nuestra Patria. Titulaciones falsas, compradas o regaladas. Tesis inexistentes o plagiadas y admitidas por contenedores. Arribismo descontrolado. Corrupción, […]. Esto, de con votar ya es democracia, ni es cierto, ni vale. Hay que exigir no solo el cumplimiento exhaustivo y firme de la Constitución, si no que además hay que gobernar y legislar en pro de sus mandatos, No como se lleva haciendo históricamente, considerar a la Carta Magna un tope, contra el que se actúa con las mas execrables triquiñuelas.