Gaitas, aplausos, vivas y banderas de España y Asturias.


Oviedo desborda españolidad en su recibimiento a la Princesa.

Oviedo desborda españolidad en su recibimiento a la Princesa. Oviedo ha ofrecido esta tarde el contraste a las inquietantes imágenes que llegaban de Cataluña. Ante la Catedral de la ciudad asturiana, cientos de personas orgullosas de su españolidad se han reunido para dar una cariñosa bienvenida a la Princesa de Asturias con motivo de su primera visita a la ciudad. Y lo han hecho con gaitas, con aplausos, con vivas y con banderas de España y de Asturias. La Princesa, de trece años, pronunciará mañana su primer discurso en público y, siguiendo los pasos de su padre, debutará en el Teatro Campoamor, durante la entrega de los premios que llevan su nombre.