Afortunado soy.


He visto nacer el sol,
una mañana más,
al alba, con su frescor,
dichosa me acompañaba.

Los diarios se repartían,
por tropel las desgracias,
dejé el quiosco de lado,
seguí mi camino de alborada.

Dicen que la crisis agobia,
a mi me lo van a decir,
pero estoy como una tapia.

Nada tengo, nada pierdo
nada busco, nada encuentro,
siempre gano, vivo mi tiempo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s