La llegada del mas esperado.


Poco se puede aportar de los hechos de aquella madrugada.

Sobre todo. si te despiertan a una de la madrugada y te dicen con malicia que ya toca. Es la hora. Y tú medio dormido dices algo así como ¿hora? ¿hora de que?

Canta como un ruiseñor

Es cuando te das cuenta del estorbo que supone el padre en esos momentos. Todo lo que haces es incordiar y no aportas mas que nerviosismo.

Con el tiempo te consuelas, ya que no eres una excepción. Y mal de muchos consuelo de tontos.

Bueno hijo que disfrutes del dia que mereces. Te quiero. Un apapacho sin fin.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s